03 noviembre, 2014

Mi corazón se prostituye,
se platean mis cabellos
y la sangre se me desborda
por unas venas que están hirviendo.

Nuevos amores surcan desechos
heridas secas que ya no veo,
porque mis ojos están hundidos
en el más profundo de los infiernos,

mientras mi espalda quedó quebrada
al son de paladas y pedaleos.

Y me inunda esta enorme ola
de desconsuelo,
aun pudiendo despertar una vez más
en este día de todos los muertos.

Guerrillero Urbano
A mi amigo Jesús Capitán, a la oscura luz que proyecta
Vlad Tepes (Anónimo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *