Verano

28 julio, 2011

Leer como quien come un helado,
saboreando las palabras
que saben a fresa y a chocolate,
que algunas pocas veces no saben a nada,
que se derriten en la mente
para nunca volver a cristalizar;
efímero bocado de aquel año
que hoy se termina sin más,
se desvanece melancólicamente,
con la muerte de Ricardo,
Reis de reyes.

Guerrillero Urbano
A José, maestro y compañero en noches de vigilia
La persistencia de la memoria (Salvador Dalí)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *