06 abril, 2015

Quizás el verbo francés
esté ya hoy pasado de moda,
yo diría que unos diez años,
al menos diez años para mí,

Quizás la efímera compañía
de la señorita Luxemburgo
se torne a veces monocromo,
como los cielos sobre Berlín,

esos cielos llenos de ángeles
que pintó a mano Wim Wenders,
esos cielos lejanos y grises,
esos que yo también sufrí.

Quizás subimos escaleras
para bajar a los infiernos,
en 70 minutos de metraje
tras los que yo al diablo vi,

quizás Satán no fuera tan malo,
quizás no fue raro encontrarlo allí,
pero haberlo conocido en blanco y negro
jamás será un despreciable matiz.

Guerrillero Urbano
A Jesús Aire, a su aire francés
Rosemary's Baby (Jingyao Guo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *