Noche de estrellas

01 marzo, 2015

Te subiste al escenario
y el desenlace ya intuías
tras ese primer abrazo
en el que culo te cogían,

moviste tu elegante vestido
mientras alas de cisne batías,
él no pudo apartar las miradas
hacia el cómo y dónde te movías,

el masculino deseo hacia aguas
y ver el dulce naufragio dolía,
femeninos sentimientos divergentes
desembocaban en extraña hipocondría,

las horas siguieron su curso
marcando el paso de relojería,
y esos amores se desvanecieron
con las primeras luces del día,

lloraste fustración en seco silencio,
él soltó lágrimas sin ninguna alegría,
el eros tiempo ha se había esfumado,
del sexo quedaba solo melancolía.

Lo narro hoy como ahora lo siento
y no como el antes de ayer lo sentía
en el instante en que aquella prosa
cruelmente se transformó en poesía.

Guerrillero Urbano
A Miriam, a su flor de Malus
Noche estrellada sobre el Ródano (Vincent Van Gogh)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *