Fabulosa-Nebulosa

31 agosto, 2010

Difusa, Fabulosa-Nebulosa, te llaman porque todo te lo inventas.
Tu mundo no es redondo, es mentira.
Te crees que me conoces porque me has visto el pijote. Nada sabes.
Nada entiendes. Ni a ti misma, ni a nadie. Imposible. No puedes.
Sesgas la realidad y te mientes para ajustarla a unas cuentas.
Preconcebidas por tu mal llamada moral cristiana.
Comprada con el sucio dinero del mal ajeno.
Incompatible contigo misma. Incoherente. Inconsistente. Errática.
En el fondo consentida, caprichosa y egoísta. Vacía. Sin alma. Inhumana.
Una hija de Satán, la peor de todas.
Todo el tiempo rodeada de farsantes, es tu sitio.
Tus amigos, víboras del mismo nido, no te quieren. Aparentan.
Los mejores que te calan, asustados te abandonan y rehúyen.
Los valientes te exorcizan y te escurres con violencia, muy serpiente.
Los que dicen que te aman, solo quieren, acercarse a lucifer y saludarlo.
Concebida sin orgasmos por maldita. Sola. Triste. Amargada.
Todo buscas, nada encuentras. La infelicidad es tu sino y tu condena.
Yo sonrió. Cuanto gozo. Tu miseria es mi alegría, puta perversa.
Por compasión, por ti, por los dos, yo te pido que esto acabe,
que te mueras con premura por suicidio y que seas,
la invitada de excepción de un infierno sodomita, con los tuyos.
Confusa, Fabulosa-Nebulosa, te crees que me conoces,
Porque todo te lo inventas y no sabes que te odio con dureza, para siempre.
Que te den por culo eternamente ramera perra cerbera!

Influencias Catulianas
A las amistades reencontradas en futuro perfecto
Universo de Planck