Borrón sin cuenta nueva

26 marzo, 2012

Infancia tranquila,
adolescencia precoz,
mayoría de edad y comienzo de la vida,
¿Adulta?

Estudiante modelo a no seguir,
carrera socialmente impuesta,
forúnculos en el culo
en mañanas navideñas sin villancicos
quemando la vista con libros de cálculo.

Edificio con forma de tumba,
donde quemar ilusiones perdidas,
compartidas con una ingrata pareja,
efímera, una de tantas…

Un billete a la ciudad del vino de Burdeos,
donde buscarse para nunca encontrarse,
una huída en sentido contrario a las agujas del reloj
para ser un doctor que nunca curará paciente.

Una aventura a la orilla de un lago que es mar,
un millón de lágrimas para llenarlo
y otro volver para ilustrar una materia
de la que nunca serás ilustrado.

Un verano a orillas del Tajo,
en una ciudad que es luz y fado,
un pueblo antes desconocido
que ahora es parte de mi familia.

Intermitentes viajes a la DDR,
para besar a mi princesa prusiana.
Europa es una diosa voladora
con ayuda de fuselaje y un par de alas.

Dieciocho temporadas con letra mayúscula,
un palo al que siempre puedes aferrarte,
una lucha constante contra la veteranía
sentado en un carro que quiebra tu espalda.

Cuatro estaciones seguidas
treinta veces repetidas,
de una ya larga vida
que no siempre fue primavera.

Guerrillero Urbano
Por una vez a mí mismo
Rapto de Europa (Félix Valloton)