All In

16 marzo, 2015

Comienza esta semana poético-prosaica como acabó la pasada: hablando de cuerdas y cabos. Como una vez anunció mi amigo Julio (él que también ha decidido asir la mágica amarra de haikus que nos entregó nuestra Maga particular Desirée Acevedo y así “envidar con un farol al futuro”) “nos pagan por nuestra cabeza”, y de esta manera somos capaces de atar cabos de sogas recelosamente escondidas, a pesar de que sus extremos estén separados por los cientos de kilómetros que nos alejan, por ejemplo, de la capital… De esta pasta son algunos de mis queridos amigos ingenieros, seres cultos, geniales, pragmáticos, resolutivos además de trabajadores y que destacan sobremanera por una increíble capacidad de abstracción. Por eso, a ellos quizás, solo quizás, puedan robarles el corazón, pero difícilmente conseguirán robarles la cartera. En fin, ¡a jugar! Pero hagan sus apuestas con cuidado, que yo no hace mucho me atreví con un “All In” y me desplumaron.

Guerrillero Urbano
A las guerras latentes, a sus generales...
Poker Night, from a streetcar named desire (Thomas Hart Benton)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *